La relación con la naturaleza de la obra de Lulu Figueroa es algo con lo que nos sentimos muy identificadas. En nuestras colecciones siempre está presente, con estampados de flores silvestres o representando la flor de hibiscus en jerséis de punto. Como también lo está el mar y las puestas de sol.

Su serie de flores nos parece maravillosa y queríamos conocer un poco más sobre su proceso creativo. Así que le sugerimos este espacio para charlar, reflexionando sobre su relación con el arte, su vinculación con la moda que inspira con sus looks sofisticados, elegantes y originales que no pasan desapercibidos.

Lulu nos cuenta sus primeros recuerdos con el mundo del arte, sus referentes y fuentes de inspiración, los pilares de su estilo y muchos más.

Cuando eras pequeña te quedabas en clase pintando durante los recreos, ¿ya sabías entonces que querías dedicarte a la pintura?

No. La verdad que no sabía que podía dedicarme a eso profesionalmente, de pequeña quería ser pianista y veterinaria.

¿Recuerdas tu primera toma de contacto con el arte?

Es difícil acordarme de algo tan concreto pero sí que he vivido siempre rodeada de arte. A mi madre la recuerdo siempre pintando, y a mi tío Cristian, que veía en vacaciones, le recuerdo mucho con su bloc dibujando, incluso mi abuelo.

Tus trazos son delicados y elegantes, ¿en qué te inspiras o cuáles son tus referencias?

La naturaleza siempre ha sido mi fuente de inspiración, los animales, sus colores, la gran variedad de colores y sus combinaciones sólo te las dan la naturaleza. Ahora las protagonistas son las flores, en todos mis viajes o paseando siempre encuentro alguna flor que me atrae. Estoy volviendo un poco a crear escenas y a pintar perros.

Tus series más conocidas son sobre perros, concretamente los tuyos, Lora y Mollie. ¿Por qué empezaste a pintarlos?

Mollie siempre ha sido la gran protagonista, mi musa, era tan delicada y tan guapa. Me atraía mucho su tranquilidad y sus posturas, sus colores, y Lora siempre a su lado la imitaba en todo, eran una buena pareja. Y cuando las pintaba en diferentes momentos y en sus miles de posturas juntas parecía que estaba escribiendo un cuento. Hoy vuelvo a ver esos dibujos y me encantaría de verdad convertirlo en un cuento.

 

 

En la etapa actual, vemos una obra donde las flores son el principal elemento. ¿De dónde surge esta idea?, ¿cuál es tu vinculación con ellas?

Es una atracción muy instintiva y fruto del roce también. Mi gusto por la naturaleza me lleva a pasar mucho tiempo en entornos naturales, lo cual aumenta mi exposición a ella y en consecuencia aumentan mis deseos de representarla e interpretarla.

¿Cómo definirías tu proceso creativo?, ¿tienes alguna rutina especial?

Siempre hago fotos en todos mis paseos de alguna flor que me ha gustado. Una vez me siento a pintar investigo en todo mi material, y a partir de ahí voy creando una historia con todas las flores que he encontrado.

¿Hay alguna obra que marcara un antes y un después en tu vida?

En cada etapa que he vivido siempre ha habido una obra que me ha hecho cambiar, a veces para mejorar, otras para volver atrás. Todas han sido importantes, aunque si tuviera que elegir una, más bien una serie de tres que se llama viento, aire y sol, y en ellas retrataba a lora y a mi sobrina Crista en la playa, aunque la playa no estaba representada podías intuirla.

 

 

Además de tu faceta como artista, también tienes una relación muy estrecha con el mundo de la moda. Eres una fuente de inspiración proponiendo tus looks en las redes sociales y asistiendo a eventos y presentaciones del sector, ¿qué papel juega cada una en tu vida? 

La moda para mí es otra forma de expresión, así que necesariamente está ligada a la pintura, que también lo es. Algunas culturas ancestrales incluso encuentran que la vestimenta es una extensión del alma, y conceden a ésta mayores cuidados y preocupación incluso que a los rasgos del carácter o la personalidad. Yo no voy tan lejos, claro, pero tenerlo presente es una forma de mantener una mente abierta. En los tiempos que vivimos, donde los límites del arte son cada vez más difusos, llama la atención que haya tanto recelo hacia el mundo de la moda.

¿Cuáles son los pilares de tu estilo? 

Menos es más.

Has colaborado con otras marcas de moda como Max Mara o Roberto Verino, ¿cómo son este tipo de colaboraciones?, ¿tienes libertad creativa o sigues los parámetros de las marcas?

La libertad creativa digamos que hay que ganársela y es cierto que cada vez más noto que me dejan las riendas. Es algo que también hay que ser firme, y exigir, pero claro, cuando uno empieza es más complicado imponer el criterio propio.

Sigues nuestra marca desde hace varias temporadas, ¿cómo te hacen sentir nuestras prendas?

Femenina, elegante y cómoda, tres pilares muy importantes para mí cuando me visto.

Entrevista: Raquel Rabadán

En la portada, Lulu con un jersey de la colección Harris Tweed Club FW21/22

Instagram de Lulu Figueroa: @lulufigueroadomecq